Uff!! Menudo viajecito!

Hace no mucho leí un fragmento de un texto llamado “Supercordura” en el que comparaba la vida con algo así como un viaje, en el que al llegar al destino, exhalaras un ¡¡Uff vaya viajecito!! Pues no se si lo habré clavado, pero la sensación que tengo ahora mismo al aterrizar  delante de mi ordenador, es ese… Os resumo, si puedo.

El viernes comenzaba el viaje hacia la competición más importante de mi vida, el proceso de oposición al cuerpo de maestros. Y bien digo viaje, y bien digo competición…Como si de tal cosa se tratará tenía preparada mi mochila, de la que salieron los clavos y los tirantes para que entraran apuntes y bolígrafos. También cambié la isotónica habitual por cafés, muchos cafés, y “basurillas” ricas en azúcar para mimar a mi cerebro y luchar contra esa pequeña sensación de ansiedad… Llegó el sábado, amanecí temprano, café largo, largísimo, repaso, paseo hasta el lugar donde me examinaba y de nuevo café… calma tranquila era lo que sentía, tenía tensión, pero estaba calmado, confiaba tanto en mi, y en las partidas que le había ganado al sol cada día para amanecer un poco antes a estudiar… Y de repente paso todo, como un día más, con algunas secuelas, mano hinchada, dolor de espalda y codo… pero 9 folios llenos de ilusión y buenas intenciones tomaban su destino a ese sobre blanco que volveré a abrir el jueves que viene para su lectura, ya con más horas de sueño y seguramente menos cafés… O no!

Preciosa sensación, llegar a casa, hacer un triple mortal y aterrizar en la cama con la tranquilidad y la satisfacción de haber hecho todo lo que estaba de mi parte para hacer ese examen. Siguiente paso…

FB_IMG_1466368105191Como por arte de magia, los apuntes salieron ellos solitos de la mochila, los bolígrafos… y se metieron a toda prisa unas zapatillas, unos tirante y mucha mucha ilusión. Tanta o más como la que los miembros de CPS LA VINOSILLA pusieron en la organización de su primera carrera de 10k… querían que fuera el más rápido de Extremadura, y así fue. Domingo por la mañana, no había cansancio, no había nada… a pesar de las pocas horas de sueño y del estrés acumulado del día anterior, me monté en el coche dispuesto a dar lo mejor de mi y poner la primera piedra de una ilusionante prueba. El ambiente a la llegada a La Vinosilla, indescriptible. Una organización atenta, sonriente, ilusionada, nerviosa… mimaba cada detalle, querían que me sintiera en casa, y así fue. Momento para concentrarme, me alejé de todo, no podía fallar, a pesar de mi dolor de piernas y mi pesadez, tenía que dejarme la piel por ellos, por su ilusión y compromiso, y así lo hice desde el primer metro. En solitario, acompañado por dos bicicletas que no pararon de darme ánimos y empujarme a devorar kilómetros, con voluntarios volcados en cada paso kilométrico… iban pasando los kilómetros, todos por debajo de 3.10… llegó la zona dura, apreté los dientes, no podía relajarme, mi cuerpo me pedía tregua pero yo le pedía que aguantara solo un poquito más, que ya llegaba ¡Le engañaba… como casi siempre! Y la entrada en meta fue espectacular, rabia, ilusión, felicidad… un Speaker que enloquecía conmigo, Teo Clemente, quien me ha visto crecer desde pequeño, caer y levantarme… Emiliano y su gente abrazados a mi, sin parar de aplaudir, de sonreir… eso era justo lo que quería. Mi familia feliz, mi padre, hermana, mi chica, y una dedicatoria especial para mi amigo y escudero Alberto quien no hace falta mucha palabrería para describir su cara al verme romper la cinta de meta. Al poco de llegar yo un formidable Humberto Cerezo que escuchando a su cuerpo la “lio” con un tiempazo, el gran David Tovar dando muestras de su calidad, un joven y prometedor Nathan, un valiente e impulsivo Oscar… y tantas y tantas almas, así hasta más de 200…

Indescriptible! 31.11 fue mi tiempo en meta, el cual atacaré al año que viene, creyendo firmemente que esta prueba, en condiciones más propicias por mi parte (más descanso sobre todo) y con algunos compañeros atletas a quienes animo desde aquí a participar en futuras ediciones, puede convertirse en una prueba de renombre y mucha calidad, con un trazado increible a orillas del Jerte, bajo sombra el 90%, firme en buen estado, a penas 3 giros y muchos, muchos metros para correr muy muy muy deprisa!!

Esto solo es el comienzo, y ahora la vida sigue, despacio, que no lento. Próxima parada el sábado en una bonita prueba de Cross en Zarza de Granadilla, de la cual, os hablaré más detenidamente en los próximos días. Quedan escasas semanas de temporada, pero pienso saborear cada zancada… Sean buenos y recuerden; #WeLoveThisGame

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s