Presente continuo

Somos humanos, no podemos evitarlo, y como tal solemos cometer errores, aciertos y algún que otro tropiezo anecdótico. Pero somos un poco idiotas cuando obviamos el momento que estamos viviendo, para abarcar todo lo que nuestra mente da al pasado y de repente volvernos locos y girar en torno a un futuro que ni si quiera podemos atisbar con una mira telescópica. ¡Ilusos!

Disponemos de infinidad de formas verbales, y hablamos una y otra vez en pasado, y de ahí al futuro… continuo, perfecto, simple… ¿Y el presente? Nos olvidamos de él, vivimos en el mañana, en el que no existe, en el que no se puede conjugar, porque un tac que se descordine de su tic ya hace cambiar todo, y ¿de qué han servido tantos dolores de cabeza?

img-20161001-wa00171Ser feliz con el aquí, con el ahora, con lo que llega sin avisar y por lo que avisa, sin a veces llegar. Desde la camilla de un quirófano 4 años atrás no había planes, no había pasados, no había medallas, no había nada… solo batas, doctores, bisturís… un “cero” como una casa que marcaba mi inicio, mi reset, mi reinvención. Y desde entonces trato de disfrutar cuando salgo a la calle una mañana temprano aunque no me encuentre a nadie, trato de poner la música más alta, leer mas, odiar menos… y cuando no lo hago, me paro. Puede sonar radical, pero es una decisión como otra cualquiera. Cuando lo que haces no te reporta felicidad, bienestar, calma… o la sensación que ibas buscando, detente, no para mirar atrás, sino para mirarte ahora, y conjugar tu siguiente acción, en presente continuo, y poder decir Yo estoy viviendo… ni he vivido, ni viviré, sino viviendo de aquí, de ahora de feliz, de valorar, de disfrutar…

Por eso, lo que ahora nos ocupa es generar esa situación actual continuada, que me llevará no más lejos de esta tarde, cuando saldré a correr al igual que lo hice esta mañana y que lo haré mañana por la mañana, pero esos dos momentos uno se ha esfumado y el otro aún no apareció, por tanto, disfrutemos una tarde más de la oportunidad que aquellos señores de batas verdes, jeringuillas, bisturís y guantes me brindaron, que yo me trabajé, trabajo y trabajaré para seguir viviendo en mi particular PRESENTE CONTINUO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s