Felices sobresaltos, sueños imposibles

No se me ocurre una forma mejor de felicitarle estas caóticas fechas, sinceramente.

15676305_10207845878925190_1444458956667593756_oAntes de ponerme en la línea de salida de lo que para mi es una prueba fetiche, la San Silvestre Salmantina, leía estas líneas que un buen y atento amigo dejaba caer por una de las miles redes sociales que nos bombardean. Despertó algo en mi… llevaba repitiéndome casi una semana la palabra paciencia en mi mente para afrontar esta prueba, pero el poder de las palabras una vez más me hizo despertar. Desde el metro uno, gorra hacia atrás, día de martillo pilón. Ritmo, ritmo y más ritmo, no había llegado hasta allí para quedarme a mirar lo que hacían los demás, un cambio, su respuesta, una cuesta, se mueve el árbol. Y de nuevo allí estaba, la fatídica recta de meta, donde solo me quedaban fuerzas para levantar levemente la cabeza, sprintar al máximo para no perder detalle de como un año más Alberto rompía la cinta. Más cerca que ningún año. Cuarto… huele a podium 2017

¡¡Qué narices tendrían esas líneas para hacerme cambiar de idea!! Prefiero compartirlas.

“La monotonía hace que los días resbalen sobre la vida a una velocidad increíble sin dejar una huella. Los inviernos de la niñez, los veranos de la adolescencia eran largos e intensos porque cada día había sensaciones nuevas y con ellas te abrías camino en la vida cuesta arriba contra el tiempo. En forma de miedo o de aventura estrenabas el mundo cada mañana al levantarte de la cama. No existe otro remedio conocido para que el tiempo discurra muy despacio sin resbalar sobre la memoria que vivir a cualquier edad pasiones nuevas, experiencias excitantes, cambios imprevistos en la rutina diaria. Lo mejor que uno puede desear para el año nuevo son felices sobresaltos, maravillosas alarmas, sueños imposibles, deseos inconfesables, venenos no del todo mortales y cualquier embrollo imaginario en noches suaves, de forma que la costumbre no te someta a una vida anodina. Que te pasen cosas distintas, como cuando uno era niño” Manuel Vicent.

Lo dicho… Felices sobresaltos, sueños imposibles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s